El confinamiento concentra todos los aspectos de nuestra vida en un mismo espacio.

Es dramático y cómico que a todo el mundo le preocupe la amenaza del coronavirus pero también tener el culo limpio.

Nueva normalidad o deberíamos hablar de nueva realidad?

4:00 de la madrugada... Seguimos trabajando.

Las mascarillas y los geles de mano nos empujan a una realidad distópica. Todavía no sabemos que pensar al respecto.

Tenemos esperanza, entre todos lo lograremos.